¿Policía de Colombia, una fuerza legítima para asesinar?

Por: Sandra Guerrero – @ Samiguevlz

La Policía de Colombia fue la responsable de la muerte de 28 personas en el marco de la protesta social que incendió al país durante el primer semestre del presente año, así lo concluyó el informe publicado recientemente por la oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, titulado El Paro Nacional 2021: Lecciones aprendidas para el ejercicio el derecho de reunión pacía en Colombia.

Ver Documento -https://www.hchr.org.co/index.php/informes-y-documentos/documentos/10246-documento-lecciones-aprendidas-paro-nacional-colombia-2021-juliette-de-rivero-representante-de-la-alta-comisionada

El órgano investigador recopiló entre el 28 de abril al 31 de julio, documentos y archivos fílmicos que deja en evidencia negativa, clara y contundente el errado accionar de integrantes de la Policía Nacional.

De las 63 alegaciones por muertes de personas en el marco de las protestas sociales, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Colombia, a la fecha ha verificado 46 muertes, 44 eran civiles y dos eran policías. De las muertes documentadas el 76% de las víctimas murieron por heridas de bala.

Exceso de fuerza, uso de armas no convencionales, procedimientos policiales fuera del marco normativo, capturas ilegales y uso desproporcionado de fuerza, hacen parte de las perlitas encontradas en la investigación.

Y es que para nadie es un secreto que la Policía de Colombia suele ser todo menos un órgano rector en materia de Derechos Humanos, transparencia y eficiencia, en su lugar la corrupción parece ser la reina de la corona y la impunidad el manto que abriga a generales, oficiales, suboficiales y administrativos de la institución que incurren en actos repudiables.

Basta recordar casos sonados como la comunidad del anillo (donde se ejercía una red de prostitución masculina en la escuela de cadetes de la institución, actividad que era regentada por altos oficiales).

Ver Link-https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160217_colombia_renuncia_jefe_policia_nacional_rodolfo_palomino_nc

O los miles de millones misteriosamente perdidos en la construcción de casas fiscales, escándalo que estalló por la denuncia del general Julián Rene Salamanca contra el general Óscar Atehortúa Duque, quien fuera para la época del escándalo director de la institución.

Ver Link https://www.youtube.com/watch?v=ScE0V9MN16g

Y para cerrar con broche de oro, cuando se dio a conocer que Juan David Naranjo, hermano de Oscar Naranjo, ex director General de la Policía y ex vicepresidente de Colombia, estuvo detenido en E.E.U.U por el envío de droga a ese país. En fin, que la Policía Nacional sirve para todo menos para lo que fue constituida y es proteger a los colombianos y velar por la seguridad ciudadana. Más que lo anterior parece el lugar perfecto para que corruptos y violadores de derechos humanos campen a su anchas y sus largas.

Ver Link https://www.semana.com/on-line/articulo/capturado-hermano-del-general-naranjo-narcotrafico/78784-3/

Pero sin salirnos del tema que aquí nos convocada, el informe de la ONU cita textualmente, «existen motivos razonables» para afirmar que, en al menos 28 de estas muertes, los responsables habrían sido agentes de la Policía y que, en al menos 10 de esas 28 muertes, estarían involucrados miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de la Policía Nacional”.

Así mismo destaca que las protestas vividas en nuestro país, se desarrollaron principalmente en centros poblados y ciudades capitales como Bogotá, Calí, Popayán o Medellín, y se produjeron en un contexto de «profundas desigualdades económicas y sociales», estando marcadas por «uso innecesario o desproporcionado de la fuerza por parte de agentes de la Policía».

En otras palabras  el informe de la ONU  deja “mal parada” a Policía Nacional y destaca esta fuerza estatal legítimamente constituida como un organismo que debe formar a su personal en DD.HH, así mismo Colombia «deberá mostrar una moderación al recurrir a la dispersión y el uso de la fuerza, conforme a los estándares internacionales», y resaltó la importancia de que los agentes de las fuerzas de seguridad respeten los principios de legalidad, precaución, necesidad, proporcionalidad, y no discriminación a la hora de controlar las manifestaciones.

Por su parte el gobierno nacional salió en defensa de la institución policial y dijo que no está bien que se politice o estigmatice a hombres y mujeres de la institución que le han dado su servicio a la patria.

El presidente Duque también aseguró que el informe no corresponde a la realidad de los hechos y que prejuzga y hace un señalamiento directo y es un ataque a las instituciones.

 Ver linkàhttps://www.youtube.com/watch?v=itnEWQPN0Nc

Parece ser que el delfín político de Uribe al mejor estilo que su mentor, reconocido por encubrir los falso positivos, sus responsables y castigar a todo aquel que se atrevió a investigarlos, ahora escribe su propio capítulo de muerte e impunidad esta vez llamada “no era protesta social, eran vándalos encapuchados, que por supuesto hay que neutralizar con todo el rigor de la ley”.

En ambos casos la Policía Nacional y Ejército nacional son reconocidos por el uso ilegítimo de su fuerza y por encubrir ejecuciones extrajudiciales, asesinatos con orden de lista, nombres y caras propias. Todos estos son asesinatos que el pueblo colombiano espera no queden en la perpetua oscuridad de la impunidad donde reposan las investigaciones que involucran uniformados y funcionarios del gobierno.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: ¡Contenido protegido!